Menú

La captura de Adolf Eichmann

Fue el responsable de implementar la política de exterminio nazi contra los judíos.

0

Adolf Eichmann fue el responsable de implementar la política de exterminio nazi contra los judíos durante la Segunda Guerra Mundial y el organizador de la Conferencia de Wannsee, donde se definió el programa y el objetivo de la aniquilación.

Luego de la guerra, Eichmann arrestado por los norteamericanos; pero éstos no cayeron en la cuenta de quién era. Logró fugarse a la Argentina, donde vivió varios años bajo el pseudónimo de Ricardo Klement.

En mayo de 1960, agentes israelíes lo secuestraron y condujeron a Jerusalén, donde fue sometido a juicio a partir de abril del año siguiente. A lo largo del proceso se leyeron más de 1.200 documentos y se dio voz a más de cien testigos. Finalmente, fue hallado culpable de crímenes contra la Humanidad y contra el pueblo judío: condenado a muerte, fue ejecutado en 1962. Ésta ha sido la única pena capital que ha aplicado el Estado de Israel.

Sus restos fueron cremados y esparcidos fuera de las aguas territoriales israelíes.

***

Antes de la operación ejecutada en suelo argentino hubo otros intentos de hacerse con el criminal. Así, en 1946 los israelíes creyeron detectar a su esposa en Austria: le colocaron una mucama de aspecto ario, pero los intentos de obtener información resultaron vanos. Una década más tarde, en 1957, un sobreviviente del Holocausto escuchó a su hija adolescente hablar de un amigo suyo, un tal Nicolás Eichmann que defendía a los nazis.

El asunto llegó a manos de la Justicia alemana y del Mossad, que, luego de la preceptiva investigación, descartaron el vínculo del joven con el prófugo.

Ni el fiscal ni el superviviente de la Shoá debieron de quedar muy satisfechos de la pesquisa, porque siguieron insistiendo... y en 1960 un nuevo equipo de investigación determinó que, efectivamente, el vínculo existía.

***

Tuve la fortuna de entrevistar, en Washington DC y en 2003, al autor material de la detención de Eichmann. Se llamaba Peter Malkin, y falleció en fechas recientes. Le dediqué el artículo "Un momentito, señor: The 20 seconds that made history", que me publicó la revista Midstream y puede consultarse en mi página web.

Resumo aquí los hechos del operativo: Eichmann estuvo retenido diez días en una casa bonaerense; luego se le sacó de la Argentina a bordo de un avión de la compañía El Al, que era la primera vez que volaba a tal país –en el marco del 150º aniversario de su independencia–. Los agentes israelíes que se encargaron de capturarlo fingieron durante unos días ser unos pilotos borrachos; de ahí que cuando montaron a Eichmann en un auto con la cabeza tapada no llamaran demasiado la atención...

Cuando se descubrió lo sucedido, la Argentina expulsó al embajador israelí y presentó una protesta formal ante las Naciones Unidas, cuyo Consejo de Seguridad condenó la maniobra del Estado judío por ocho votos a cero. La prensa del mundo árabe defendió abiertamente al criminal nazi; en cuanto a la Argentina, poco a poco fue bajando el tono, dado que el hecho de que hubiera guarecido a un criminal de guerra no era conveniente para su imagen.

La captura de Eichmann supuso un hito en la historia de Israel y en la historia judía. El proceso a que se le sometió abrió la posibilidad de establecer en el Estado judío un debate sobre el Holocausto, algo que no se había producido hasta el momento. Es decir, que las consecuencias de este episodio fueron también de orden sociológico. Además, Israel lanzó al mundo el mensaje de hasta dónde era capaz de llegar para impartir justicia a quienes cometen crímenes contra los judíos.

NOTA: Este artículo se publicó en el suplemento "Historia" de Libertad Digital el 17 de marzo de 2010.

0
comentarios