Menú

Conversos y judeófobos en Tenochtitlan

El resquemor hacia aquellos que tenían a un judío dentro de su árbol genealógico perduró en el ánimo de algunos hombres.

0
Mapa de Tenochtitlán. | BNE

Redactadas durante el reinado de Alfonso X (1221-1284), las Siete Partidas constituyen el cuerpo jurídico español más importante hasta la promulgación de la legislación indiana, impulsada tras la inesperada aparición de un continente habitado por diferentes grupos humanos. Como es lógico, los hombres de letras que redactaron las leyes alfonsíes abordaron la cuestión judía y las complejas relaciones entre esta comunidad y la cristiana. Superado el ecuador del siglo XIII, la existencia de un importante número de conversos motivó el siguiente párrafo (Partida Séptima, Título XXIV: De los judíos, Ley 6):

El cuidado en el trato del converso tenía precedentes. En el Fuero Juzgo puede leerse, a propósito de aquel que abandona la ley de Moisés: "El que se convirtiere a la Fe, y recibiere el baptismo, haya todas sus cosas libremente" (Libro XII, Título II: De los hereges, judios, y sectas). La abundancia legislativa habla a las claras del interés de los reyes por proteger a un colectivo íntimamente vinculado a ellos, pero también de un persistente rechazo popular, que exigía la reiteración en este tipo de mandatos. El intento de introducir orden político, a veces de un modo expeditivo, provocó fricciones entre las dos esferas de poder de la España visigótica. De hecho, San Isidoro criticó a Sisebuto por obligar a los judíos, bajo pena de muerte, a que se convirtieran al cristianismo. El santo sevillano abogaba por el convencimiento y rechazaba la imposición, metodología que fue avalada por el IV Concilio de Toledo, que dispuso que no se forzara a ningún judío a abrazar el cristianismo. Las tensiones vividas en escenarios cortesanos y eclesiásticos corrieron paralelas a una serie de disturbios que alcanzaron sus cotas más sangrientas con las matanzas de 1391, en las que, según Jean Dumont, fueron asesinados alrededor de 4.000 judíos.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO