Menú
Jesús Laínz

Menéndez Pelayo, más catalán que los catalanes

Pero todo lo grande que fue su amor por Cataluña, lo fue también su rechazo al incipiente nacionalismo catalán.

Jesús Laínz
0
Pero todo lo grande que fue su amor por Cataluña, lo fue también su rechazo al incipiente nacionalismo catalán.
Marcelino Menéndez Pelayo | Archivo

Cuando en 1833 los empleados del banquero Gaspar Remisa decidieron regalarle unos poemas por su santo, a Buenaventura Carlos Aribau le tocó hacerlo en catalán. Y como nunca había empleado su lengua materna para escribir, se dirigió a su amigo Francisco Renart y Arús para que le corrigiera los errores:

Aquellos "informes alejandrinos" fueron nada más y nada menos que la Oda a la Patria, primera chispa de la Renaixença. Posteriormente sólo escribiría en catalán tres breves poemas de poca enjundia, prácticamente nada frente a su copiosa producción en castellano. Además, nunca manifestó interés por el movimiento de recuperación de la lengua catalana que él había encendido involuntariamente con su regalo a Remisa. E incluso alabó el esfuerzo del Gobierno español "por generalizar en todos sus dominios una misma lengua".

Pero seis años más tarde, en 1839, empezaron a aparecer en el Diario de Barcelona unos poemas de Joaquín Rubió y Ors, bajo el seudónimo de Lo Gayter del Llobregat, recogidos en libro dos años después. En su prólogo, Rubió lamentó que sólo él considerase la catalana como lengua literaria y defendió su cultivo en una región bilingüe que para dichos fines utilizaba solamente la castellana. La aparición de estos poemas causó muchos sinsabores a su autor, pues la mayoría de sus paisanos ridiculizaba la pretensión de utilizar literariamente una lengua que consideraban anticuada y sólo utilizable en familia, especialmente entre las clases bajas y rurales. Rubió lo había previsto al reconocer que "a muchos les parecerá una extravagancia, un anacronismo ridículo", y se dolió de que sus paisanos "se avergüencen de que se los sorprenda hablando en catalán, como un criminal pillado in fraganti".

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO