Menú
José Antonio  Ortega Lara

La España por venir

Tenemos claro que Vox no es un fin en sí mismo, sino un instrumento al servicio de España y también una herramienta en defensa de los tres derechos fundamentales de la persona: la vida, la libertad y la propiedad.

José Antonio  Ortega Lara
0
Tenemos claro que Vox no es un fin en sí mismo, sino un instrumento al servicio de España y también una herramienta en defensa de los tres derechos fundamentales de la persona: la vida, la libertad y la propiedad.
LD

Este joven partido ha alcanzado ya la mayoría de edad y ahora se afana en su consolidación para ser el faro que alumbre a millones de españoles políticamente huérfanos y que no encuentran respuestas a sus legítimas inquietudes en el clima de nepotismo, corrupción a gran escala, traiciones, redes clientelares e intereses creados en que ha devenido la política española.

A pesar de los estereotipos y las etiquetas con las que han intentado derribar a Vox desde el momento mismo de su nacimiento y durante los cuatro intensos años de vida del partido, hemos perseverado en nuestro ideario fundacional y esa tenacidad responsable es la que nos proporcionará el éxito.

Ya no son efectivas las recetas timoratas de otros partidos, jóvenes y viejos, que quieren hacernos ver que hacen algo, cuando en realidad su verdadero interés radica en que las cosas sigan como están, porque es en ese escenario donde llevan parasitando cómodamente desde hace décadas. Vox, en cambio, abanderó desde su nacimiento toda una batería de propuestas audaces, de profundo calado, que España necesita imperiosamente para salir de la peligrosa encrucijada actual, y que amenaza con la disolución definitiva de la nación tal como la conocemos. Sirvan como muestra algunos ejemplos:

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO

Temas