Menú
Mikel Buesa

La Iglesia vasca en busca de redención

Si hay una institución que ha salido dañada del medio siglo en el que se desarrolló la campaña terrorista de ETA, ha sido la Iglesia.

Mikel Buesa
0
Si hay una institución que ha salido dañada del medio siglo en el que se desarrolló la campaña terrorista de ETA, ha sido la Iglesia.
Portada del libro 'Con la Bblia y la Parabellum | Editorial PENÍNSULA ATALAYA

Si hay una institución que ha salido dañada del medio siglo en el que se desarrolló la campaña terrorista de ETA, ha sido la Iglesia. De este modo, si en el comienzo de la década de 1960 el catolicismo era una seña de identidad entre la inmensa mayoría de los vascos, hoy en día solo se declaran creyentes un poco más de la mitad de ellos, y entre los jóvenes esa proporción apenas llega a un tercio. El proceso de secularización ha sido en el País Vasco mucho más intenso que en el resto de España, y la Iglesia ha perdido influencia social por sus propios méritos, precisamente por haber proporcionado a ETA una buena parte de su sustento ideológico y de su legitimación política.

Pedro Ontoso, tras una más bien extravagante introducción dedicada a las Brigadas Rojas y al asesinato de Aldo Moro, toma en su libro Con la Biblia y la Parabellum ese punto de partida, al señalar que, con ETA, "la Iglesia calló (…) faltaron agallas [y] aunque los obispos han hablado mucho, el clero vasco ha callado mucho", y al afirmar con rotundidad: "Ahí ha habido un fracaso cristiano". Más aún, para remachar esa idea, no duda en citar a Joseba Arregi: "La sociedad vasca dejó de ser religiosa, (…) fue dejando de creer en Dios, pero la fuerza de la fe se ha trasladado al sentimiento de víctima total y absoluta (…) que justifica la buena conciencia de quien recurre al terror". Y más adelante, indagando en el origen de esta transferencia desde la fe católica a la fe en una religión política, como es la del nacionalismo radical, añade: "ETA no nació en un seminario, pero hubo sotanas de curas y hábitos de frailes en la génesis de ETA, y luego las hubo también en el entorno intelectual de la izquierda abertzale". E incluso afirma que, para la decisión de matar, a los etarras "desde instancias eclesiásticas también se les proporcionó munición intelectual".

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO