Menú
Eduardo Goligorsky

Los resucitados de Argentina

Es bueno que Fernández Díaz nos desvele hasta qué extremos pueden llegar los desafueros de estos malnacidos.

Eduardo Goligorsky
0
Es bueno que Fernández Díaz nos desvele hasta qué extremos pueden llegar los desafueros de estos malnacidos.
La vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. | Cordon

Jorge Fernández Díaz (no confundir con su tocayo el exministro del Interior de España) es lo que los expertos llaman un polígrafo: ensayista, novelista y periodista. Argentino, ha cosechado premios y honores académicos en todas sus actividades, y mantiene cautiva una legión de lectores que aguardan –aguardamos– expectantes su columna de los domingos en el diario La Nación. Una columna en la que emplea su conocimiento enciclopédico de la cultura universal y de la historia argentina, y su cúmulo de información confidencial sobre las tramoyas de la política nacional, para denunciar con tanto rigor como causticidad el proceso degenerativo que ha desencadenado en su patria el peronismo, en su versión ortodoxa y en su deriva castrista y montonera de los años 70, resucitada por el kirchnerismo chavista.

La versatilidad de Fernández Díaz lo ha llevado a trasladar este empeño desmitificador al terreno de la ficción, y en su novela La traición (Destino, 2021) el público español podrá familiarizarse con los entresijos de una conspiración, o mejor dicho de varias conspiraciones, contra el frágil Gobierno de un presidente liberal. La acción se desarrolla en el marco de una investigación emprendida por los servicios de inteligencia, en cuyo seno perduran secretos de los años de plomo que los hacen vulnerables a los ataques internos y externos. El protagonista es el agente Remil, que ya apareció en dos novelas anteriores del mismo autor. Un tipo duro colmado de cicatrices mentales y físicas.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO