Menú
Daniel Rodríguez Herrera

'Efecto Mizzou': el extremismo de izquierdas a veces se paga

Las universidades norteamericanas se han convertido en la punta de lanza de la ideología de género, las políticas de identidad y casi cualquier otra bazofia políticamente correcta que nos podamos imaginar.

Daniel Rodríguez Herrera
0
Las universidades norteamericanas se han convertido en la punta de lanza de la ideología de género, las políticas de identidad y casi cualquier otra bazofia políticamente correcta que nos podamos imaginar.
Las seis icónicas columnas de Mizzou | missouri.edu

Las universidades norteamericanas se han convertido en la punta de lanza de la ideología de género, las políticas de identidad y casi cualquier otra bazofia políticamente correcta que nos podamos imaginar. Son frecuentes las cancelaciones de charlas de conferenciantes de derechas, y cuando no se cancelan no es raro que se silencien a base de violencia, sin que los estudiantes responsables sean disciplinados. Y en buena parte estos seminarios de la fe progresista se han librado de sufrir ninguna consecuencia por ello, gracias a las subvenciones estatales y a la falta de alternativas.

Pero algo parece estar cambiando. No sólo la gente de derechas ha aumentado espectacularmente su rechazo a las universidades en las encuestas los últimos años, sino que algunos, además de hablar, empiezan a actuar. Hará un par de años la Universidad de Missouri, conocida como Mizzou, fue el epicentro de unas protestas del grupo racista negro Black Live Matters. Además de la habitual algarabía, con destrucción de propiedad y amenazas, el público pudo ver cómo los estudiantes obligaban al rector a disculparse públicamente por el "privilegio de ser blanco" y cómo una profesora que participaba en las protestas pedía "músculo" a otros manifestantes para impedir que un periodista grabara sus salvajadas. Fue algo bastante peor de lo habitual, que se tradujo en una enorme pérdida de matrículas a partir del siguiente curso que aún continúa, obligando a centenares de despidos.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO