Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

El año de Trump

Si no fuera por su estilo y personalidad, las medidas que ha adoptado lo coronarían poco menos que como un héroe de la derecha.

0
Donald Trump y, en segundo plano, su vicepresidente, Mike Pence | Cordon Press

Como soy de lo más original, no voy a hacer un primer balance de la presidencia de Trump cuando lo hizo todo el mundo, un año después de que ganara las elecciones, ni tampoco cuando debería hacerse, un año después de la toma de posesión, sino al terminar el año natural en que ha comenzado su mandato. La razón es que por fin los republicanos han logrado su primer gran triunfo legislativo, la reforma fiscal, y es dudoso que haya muchas novedades hasta el 20 de enero que justifiquen cambiar las impresiones que nos ha dejado la presidencia más peculiar desde que tengo uso de razón.

El problema para evaluar a Trump es que resulta extremadamente difícil separar su obra de su persona. Al no tener un jefe de Estado distinto del jefe de Gobierno, en EEUU tradicionalmente se ha considerado un activo que un candidato parezca presidenciable; esto es, mesurado, prudente, capaz de ponerse por encima de las luchas partidistas; alguien a quien se pueda respetar incluso desde la discrepancia. Obama dio siempre esa imagen, aunque su acción de gobierno fuera tremendamente sectaria y su incapacidad para negociar con sus rivales políticos rayara lo patológico. Mitt Romney fue quizá el candidato republicano más presidenciable posible. Donald Trump es justo lo opuesto. Incluso a quienes lo apoyan, o al menos apoyan sus políticas, les resulta difícil congeniar con el personaje. Sus tuits, su forma de expresarse, sus exabruptos, la simpleza de sus argumentos, la forma de entrar en los temas como elefante en cacharrería... Incluso su guerra permanentemente abierta contra los medios, que a muchos nos parece que debería ser adoptada por los políticos de derechas en casi todo Occidente, la lleva a cabo de una forma que tira un poco para atrás.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO