Menú
Daniel Rodríguez Herrera

Independicémonos del discurso de odio

Hay que oponerse a ese discurso que odia a quien exprese cualquier idea que se salga de unas fronteras cada vez más estrechas y totalitarias.

Daniel Rodríguez Herrera
0
Hay que oponerse a ese discurso que odia a quien exprese cualquier idea que se salga de unas fronteras cada vez más estrechas y totalitarias.
Las chapas incautadas por la 'Policía Moral de Navarra' | EP

La Declaración de Independencia de los Estados Unidos es sin duda uno de los documentos políticos más importantes de la historia de la humanidad, y no tengo duda de que habrá quien argumente con buenas razones que es el primero de la lista. Y sin embargo, además de hablar de los derechos inalienables a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad, también incluía en la lista de agravios que justificaban su independencia del Imperio británico la siguiente protesta:

Un pequeño periódico texano, al publicar por partes el documento en Facebook, se vio sorprendido por la decisión del algoritmo de la red social de censurar este fragmento al considerarlo "discurso de odio". Pero una vez se te pasa la primera reacción de sorpresa e indignación, hay que reconocer que no es tan raro. ¿Indios bárbaros y feroces? ¿Quién podría hablar hoy día en esos términos sin ser linchado ante la opinión pública dos segundos más tarde? ¿Cómo va a reconocer un sistema automático que no se pueden decir cosas racistas pero hay que hacer una excepción con el documento fundacional del país donde nació Mark Zuckerberg? Y esperen a que alguien intente publicar la parte de la Constitución que cuenta a los esclavos negros como tres quintas partes de un hombre libre a la hora de calcular la población de una región a efectos de su representación en el Congreso. El acabóse.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO