Menú
Mikel Buesa

Falsificación y propiedad intelectual

Con la falsificación de productos no hay pérdidas ni de producción ni de empleo para la sociedad. Todo lo contrario.

Mikel Buesa
0

Desde hace algún tiempo, todos los años por estas fechas se difunden informes acerca del gran perjuicio económico que la falsificación de productos –es decir, la fabricación y venta de artículos protegidos por derechos de propiedad intelectual sin el pago de la correspondiente licencia– causa a la economía nacional. Es cierto que esos informes son discordantes entre sí, lo que hace dudosa la metodología de sus estimaciones. Por ejemplo, los datos más recientes de la Oficina de la Propiedad Intelectual de la Unión Europea (Euipo) señalan que, en España, esas pérdidas se cifraron, en 2017, en 6.175 millones de euros, con una equivalencia en términos de empleo de 40.131 trabajadores. Pero la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) eleva esos números hasta 7.088 millones y 67.204 puestos de trabajo. Sin embargo, curiosamente, la Agencia Tributaria, que ese mismo año batió récords en la incautación en frontera de productos falsificados, con casi 3.000 operaciones –en las que se intervinieron 3,1 millones de productos–, valoró éstos en tan sólo 60 millones de euros.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO