Menú

Por qué votamos a un partido y no a otro

A pesar de las campañas electorales, el español que acude a votar lo hace con cierta independencia de mítines, carteles y otras formas de propaganda.

0
Un ciudadano votando | Wikipedia

Remedando a Larra, podríamos decir que en Madrid todo el año es campaña electoral. Primer mandamiento: a los españoles les gusta concurrir a los colegios electorales, que suelen abrirse en un día festivo. Por algo no decimos "elección" sino "elecciones", en plural festivo, como corresponde a otros momentos de holgorio: vacaciones, carnavales, navidades, sanfermines, etc.

A pesar de la turbamulta que suponen las campañas electorales, el español que acude a votar lo hace con cierta independencia de mítines, carteles y otras formas de propaganda. Hay tres razones fundamentales por las que se decide votar a un partido y no a otro:

1) El votante escoge una papeleta porque entiende que esa misma opción la van a tomar otras personas que aprecia. Es decir, prima la simpatía (que ahora llaman "empatía"). También puede haber un voto rebelde o de protesta, es decir, elegir la papeleta que más puede molestar a alguna persona cercana. Es el caso, por ejemplo, de la conducta electoral opuesta de los padres y los hijos. Pero en ese caso la proximidad del ADN no equivale estrictamente a simpatía.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO