Menú

Emergencia nacional

Quien vende a sus conciudadanos es, sencillamente, una mala persona. Y quien pasa de decir "convocaré elecciones cuanto antes" a "agotaré la legislatura" es, además, un mentiroso.

0
Ricardo  Moreno Castillo - Emergencia nacional
Pedro Sánchez | EFE

Estamos en un momento de emergencia nacional. Los nacionalistas catalanes siguen con sus felonías, mientras algunas almas de cántaro hablan de dialogar con los golpistas, disparate comparable al de dialogar con quienes se saltan los semáforos en rojo en lugar de multarlos o retirarles el carnet. Y no nos engañemos con ETA, porque está derrotada pero no muerta (como decía Bertolt Brecht: "Todavía es fecundo el vientre inmundo"). Y, lo que es peor, tenemos un presidente que se ha vendido descaradamente a los nacionalistas, poniendo su ambición personal por encima del bienestar de sus conciudadanos. El Govern sigue dilapidando en embajadas un dinero que podría ser invertido más provechosamente en mejorar sanidad y educación, que mucho lo han menester en Cataluña. En los edificios públicos aparecen emblemas partidistas, cosa inaceptable incluso fuera del período electoral, y la inmersión lingüística sigue aplastando a los castellanohablantes. Todas estas ilegalidades que envenenan la vida de los ciudadanos catalanes son toleradas por el señor Sánchez a cambio de permanecer en la Moncloa. Quienes critican la maniobra política que llevó a Sánchez al poder suelen recibir la respuesta de que la moción de censura es algo legítimo y previsto en la Constitución. Y, efectivamente, así es. Pero esto demuestra tan solo que la venta ha sido legal, no que Sánchez no se haya vendido. Y quien vende a sus conciudadanos es, sencillamente, una mala persona. Y quien pasa de decir "convocaré elecciones cuanto antes" a "agotaré la legislatura" es, además, un mentiroso.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO