Menú
Mikel Buesa

Una tarea urgente: la reforma del sistema electoral

Reformar el sistema electoral es una tarea políticamente difícil, pero resulta urgente para si se desea sacar al país de la inestabilidad.

Mikel Buesa
0
Mikel Buesa - Una tarea urgente: la reforma del sistema electoral
Mesa electoral en Andalucía | EFE

El sistema electoral que diseñó Óscar Alzaga para las elecciones del 15 de junio de 1977 —que en lo sustancial es el mismo con el que se celebrarán todas las elecciones que tenemos a la vista— se ha convertido, en las actuales circunstancias políticas, en disfuncional. La razón es simple: se trata de un sistema que, cuando el electorado se fragmenta, no produce mayorías razonables de gobierno. La prueba la tenemos en el Gobierno Frankenstein del doctor Sánchez o en las multipartidarias coaliciones que sustentan unos cuantos de los Gobiernos regionales que se van a renovar en mayo.

La razón fundamental de que esto sea así no es otra que el doble hecho de que las circunscripciones electorales son las provincias y de que en cada una de ellas se eligen al menos dos diputados. Esta exigencia del sistema introduce un sesgo mayoritario en la representación de las 28 provincias a las que se atribuyen hasta cinco escaños; y de una manera más atenuada en las 17 que tienen asignados entre 6 y 9 representantes. Ese sesgo tiene, además, un comportamiento muy complicado, al añadirse el efecto de la regla de reparto —la Ley D’Hondt—, cuando el cuerpo electoral se fragmenta, como es el caso de la España actual. Por eso las encuestas pintan de rojo el mapa, dando al partido socialista la representación mayor en casi todas las provincias a pesar de que la izquierda no es mayoritaria en una gran parte de ellas.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO