Menú
Jesús Laínz

Estadistas

A diferencia del político, el estadista no actúa pensando en las siguientes elecciones, sino en las siguientes generaciones. Franco y Pujol lo fueron. Rubalcaba, no.

Jesús Laínz
0
Jesús Laínz - Estadistas
Alfredo Pérez Rubalcaba, en un acto el pasado 29 de noviembre | EFE

En algún momento del siglo XVII, cuando la estrella del Imperio español comenzaba a declinar, abriendo la posibilidad de que la británica comenzara a ascender, los gobernantes de Londres comprendieron que la hegemonía europea, y por lo tanto mundial, sólo podía conseguirse mediante el dominio de los mares. Britannia, rule the waves.

Flotas poderosas, marinos hábiles, soldados aguerridos, todas ellas eran piezas esenciales del plan. Y junto a ellas, la posesión de los puntos claves del globo para garantizar comunicaciones, apoyos y avituallamientos a la vez que se estrangulaban los de los demás. Ésa fue la razón por la que, poco a poco, aquellos puntos fueron cayendo bajo dominio británico: Gibraltar, Menorca, Malta, Chipre, el canal de Suez, Ciudad del Cabo, Santa Elena, Isla Ascensión, Tristán de Acuña, las Malvinas, etc. Alguno se le escapó, como Santoña y las Canarias, donde Nelson se dejó un brazo.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO