Menú
Amando de Miguel

España roja y rota

El pacto sinalagmático entre los autodenominados “soberanistas” catalanes y el PSOE va a dominar la política española durante mucho tiempo.

Amando de Miguel
0
El pacto sinalagmático entre los autodenominados “soberanistas” catalanes y el PSOE va a dominar la política española durante mucho tiempo.
Oriol Junqueras y Pedro Sánchez en el Congreso | EFE

Se atribuye a José Calvo Sotelo, líder de la oposición en 1936, este lamento: "Prefiero una España rota a una España roja". Que era como decir que temía al socialismo revolucionario, pero aún más al separatismo. Lo malo fue que a Calvo Sotelo los socialistas le dieron el paseo, lo que supuso el estallido de la guerra civil. El triste suceso no debe ser recordado según los postulados de lo que llaman "memoria histórica".

La situación actual en la política española tiene más de farsa que de tragedia, pero aún puede plantearse la dicotomía que acabó con la vida de Calvo Sotelo. Solo que ahora el resultado de las últimas elecciones nos proporciona una imagen sintética de una España roja y rota a la vez. Tal posibilidad, teóricamente difícil, se ha hecho real porque domina un Partido Socialista que ya no es propiamente "Obrero Español", sino vagamente "Federalista Asimétrico". Un sintagma tan contradictorio se explica porque se superpone la fórmula del PSC (Partido de los Socialistas Catalanes; así, en plural), que entiende a España como "una nación de naciones". Se dice de ese modo para enaltecer la construcción de la nación catalana. Seguimos con la retórica vana. Todo para concluir, por lo bajinis, que Cataluña debe tener un Estado propio, producto del diálogo, la concordia, el pacto y demás manifestaciones del famoso seny (el arte de la ponderación, la sensatez y el sentido común de la burguesía catalana). Se podría aplicar, por ejemplo, a una posible sentencia absolutoria de los procesados por forzar la independencia de Cataluña. Esta es la tesis del presidente del Senado, representante del PSC. Conviene ir preparando a la opinión.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO