Menú
José García Domínguez

¿Eran comunistas los comunistas?

¿Traicionaron los comunistas en el gobierno el supremo ideal filosófico comunista, el de la igualdad, o fueron 'grosso modo' fieles a él?

José García Domínguez
0
¿Traicionaron los comunistas en el gobierno el supremo ideal filosófico comunista, el de la igualdad, o fueron 'grosso modo' fieles a él?
Wikipedia

Acaba de morir Marta Harnecker, una devota, sincera y entusiasta activista católica que un día cambió de religión para devenir una devota, sincera y entusiasta activista del marxismo-leninismo. A propósito de Harnecker, eficaz pedagoga capaz de elaborar una vulgata de la nada sencilla cosmovisión marxista para consumo de la gente normal de la calle, se han hecho muchas ironías y sarcasmos en este tiempo nuestro tan cínico y descreído. Aunque la acusación más grave que se ha vertido contra ella es la de no haber vivido como un verdadero comunista. Una crítica, por lo demás, recurrente. Así, es sabido que a los Iglesias-Montero les sucede lo mismo que a Óscar Wilde, quien en su último trance agónico pronunció aquella sentencia luego célebre: "Muero como he vivido, por encima de mis posibilidades". Y sin embargo, cuando los publicistas de la derecha se ensañan una y otra vez con su póliza hipotecaria quienes salen perjudicados del bombardeo son solo ellos, los Iglesias-Montero en tanto que muy imprudente sociedad de gananciales, no la imprecisa quimera que postula la fuerza política que su matrimonio de hecho encabeza. Algo que también ocurre con las élites cleptómanas de Venezuela o con esos pequeños restos marginales del socialismo real que están logrado sobrevivir durante algún tiempo al derrumbe de la Unión Soviética. Pues del mismo modo que la conducta criminal de la familia Borgia pudo desprestigiar al papado romano pero no a la creencia metafísica que conformó Pablo de Tarso hace dos mil años, el proceder hipócrita de las nomenklaturas comunistas desacreditó el comunismo realmente existente y a los líderes comunistas realmente existentes, pero no el ideal utópico comunista.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO