Menú
Amando de Miguel

No es posible seguir con el Estado de las Autonomías

Convendría una reforma a fondo del Estado de las Autonomías. Solo hay un partido que se atreve: Vox.

Amando de Miguel
0
Convendría una reforma a fondo del Estado de las Autonomías. Solo hay un partido que se atreve: Vox.
Santiago Abascal, presidente de Vox, en su despacho I David Alonso

Si las autonomías son una estúpida manera de llamar a las regiones, la expresión "Estado de las Autonomías" no deja de ser un estrambótico oxímoron. Son dos palabras que resultan antagónicas. En buena teoría, si alguna autonomía cabe en la vida pública es la del Estado, por cuanto es el único que ostenta la soberanía de la nación. Y eso con no pocas reticencias, pues el Estado español es miembro de la Unión Europea, a la que ha cedido gustosamente algunas de sus capacidades soberanas. Por tanto, las regiones son heterónomas por definición; el único autónomo, por definición, es o debería ser el Estado central. Lo que ocurre es que, en la vigente Constitución española, y sobre todo en la práctica, a las regiones se les han ido transfiriendo ciertos símbolos y competencias del Estado. Así, los Parlamentos, los Gobiernos y otros muchos aspectos de la vida pública. Lo más codiciado ha sido la posibilidad que tienen las autonomías de crear y subvencionar todo tipo de empresas y oficinas públicas. Esos chiringuitos (con una profusión de cargos a dedo) han sido una vía de despilfarro de los caudales públicos, cuando no una avenida de la corrupción. Tales empresas públicas pueden escabullirse de muchos controles jurídicos.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO