Menú
Jesús Laínz

Un detalle divertido del nuevo estatuto vasco

El PNV pretende 'clasificar' a los vascos recurriendo a un segregacionismo sabiniano y el PSOE no cabe en sí de gozo.

Jesús Laínz
0
El PNV pretende 'clasificar' a los vascos recurriendo a un segregacionismo sabiniano y el PSOE no cabe en sí de gozo.
Pedro Sánchez (PSOE) y Andoni Ortuzar (PNV) | Jesús Hellín (Europa Press)

La verdad es que no es fácil enterarse del asunto con exactitud, pues los separatistas, aparte de tradicionalmente analfabetos, son unos maestros del eufemismo y la redacción enrevesada. Su hipocresía y su maldad les impiden expresarse con sinceridad.

Pero, por lo que se ha reflejado en la prensa en los últimos meses, los redactores del nuevo estatuto vasco, que con tanta urgencia ansían tramitar aprovechando la inestimable presencia de Sánchez en la Moncloa, pretenden distinguir entre "nacionalidad vasca" por un lado y "ciudadanía" o "vecindad administrativa" por otro, abracadabrante equilibrio semántico que despierta nostálgicos recuerdos de aquella equiparación arzalluziana entre los españoles en Euskadi y los alemanes en Mallorca.

Hablando de alemanes, en 1935 se promulgaron las leyes raciales de Núremberg mediante las que los gobernantes nacionalsocialistas dividieron la población alemana entre Staatsangehöriger (habitantes del Estado, equivalente a la vecindad administrativa de los separatistas vascos) y Reichsbürger (ciudadanos del Reich, equivalente a la nacionalidad vasca), dependiendo de la categoría en la que pudieran ser incluidos sus abuelos. Sólo las personas de sangre alemana o equivalente –según la misma ley, la de "todos los pueblos homogéneamente arraigados en Europa"– podían ser ciudadanos alemanes de pleno derecho. Los judíos de pura ascendencia judía quedaban definidos con bastante claridad, si bien el problema surgía al definir quiénes eran los judíos parciales. Según dichas leyes, era judío todo aquel que tuviera tres o cuatro abuelos judíos, así como quien, aun teniendo sólo dos, fuese practicante de la fe mosaica o estuviese casado con otro judío. Los que sólo tuvieran dos o un abuelo judío y ni fueran practicantes ni estuvieran casados con judíos fueron considerados no judíos. Y los que tuvieran menos de una cuarta parte de sangre judía fueron considerados completamente alemanes.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO