Menú
Amando de Miguel

El sanchismo, etapa final del socialismo vernáculo

La oligarquía del sanchismo se distingue por expandir todo lo posible las funciones y tareas el Estado. El resultado inevitable es más impuestos.

Amando de Miguel
0
La oligarquía del sanchismo se distingue por expandir todo lo posible las funciones y tareas el Estado. El resultado inevitable es más impuestos.
Pedro Sánchez, en el Congreso | EFE

Por comodidad y cansancio, las oligarquías suelen identificarse con un epónimo, una figura personalísima, excepcional, irrepetible. Puede merecer una estela más o menos literaria. En el caso español actual, el caudillaje es tan mezquino como el que representa el enigmático, caprichoso y apolíneo doctor Sánchez. Ha propiciado indirectamente la eclosión de un nuevo rubro industrial: las empresas de confección de tesis doctorales. Vienen a significar la síntesis de la definitiva decadencia de la ética del esfuerzo. En su lugar, se confía mucho en la suerte y sobre todo en las conexiones personales.

Formalmente, la España actual se organiza políticamente como una democracia no muy diferente de la que caracteriza a "los países de nuestro entorno", como suele decirse con imagen poco afortunada. Se entiende, los otros países más avanzados de Europa. La forma democrática se manifiesta en elecciones más o menos regulares y un sistema de partidos para elegir a los que mandan y hacer que se sucedan pacíficamente en el poder. Lo distintivo del modelo español es el peso tan extraordinario que tienen los partidos que podríamos llamar "regionales", hoy todos más o menos progresistas. De ahí que el sanchismo se apoye tácticamente en ellos.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO