Menú
Amando de Miguel

El futuro de la otra Edad Media

Intuimos hoy el sorprendente paso de la civilización urbana universal a una especie de nueva Edad Media, solo que ahora se va a producir de golpe, de forma impensada.

Amando de Miguel
0

Se sabe más sobre el auge y la decadencia del Imperio Romano que sobre ninguna otra civilización en el mundo. La decadencia de Roma, atenuada en parte por el orto de Constantinopla, fue un proceso que duró varios siglos. La insólita red de ciudades que tejió Roma se fue enrunando poco a poco. La consecuencia es que se redujeron los flujos humanos de una a otra parte del imperio. Las calzadas y los puentes (creación única de Roma) se redujeron a recuerdos arqueológicos. El excelso latín degeneró en el latín vulgar, que, al fragmentarse, dio paso a las lenguas romances. Al mismo tiempo se produjo la cristalización de lo que iban a ser las lenguas sajonas, germánicas o nórdicas. Como digo, la clave estuvo en la congelación de los traslados de los ciudadanos romanos en todas las partes del imperio. Se inauguró la Edad Media, de momento, la edad oscura.

Pues bien, intuimos hoy el sorprendente paso de la civilización urbana universal a una especie de nueva Edad Media, solo que ahora se va a producir de golpe, de forma impensada. El indicador es la eventual reducción de los intensos movimientos de personas. De momento es esa asombrosa movilidad la que distingue a nuestra civilización universal, sea por el ocio (turismo), los negocios o los estudios.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO