Menú
Amando de Miguel

La democracia falluta

No hemos alcanzado la tierra de promisión, la meta de una democracia estable, avanzada, con auténtica separación de poderes.

Amando de Miguel
0
No hemos alcanzado la tierra de promisión, la meta de una democracia estable, avanzada, con auténtica separación de poderes.
Pedro Sánchez | EFE

Después de cuarenta años de travesía del desierto, es decir, de transición democrática, los españoles seguimos políticamente transidos; es decir, consumidos por nuestra propia impotencia como nación. No hemos alcanzado la tierra de promisión, la meta de una democracia estable, avanzada, con auténtica separación de poderes. Es la que se da preferentemente en países donde se habla inglés o se acogen a la sombra de la influencia cultural anglicana; por ejemplo, Portugal, sin ir más lejos.

Nuestro sistema (o mejor, régimen) se asemeja a una especie de oligarquía, más o menos como en tiempos de la Restauración o de la II República. Por no hablar de los residuos autoritarios que todavía quedan del franquismo. Vamos, que un optimista diría que debemos estar satisfechos del espíritu de continuidad a lo largo de la España contemporánea.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO