Menú
Mikel Buesa

¡Es la política, estúpido!

El balance del estado de alarma y el confinamiento asociado a él ha sido mediocre y sin duda manifiestamente mejorable.

Mikel Buesa
0
El balance del estado de alarma y el confinamiento asociado a él ha sido mediocre y sin duda manifiestamente mejorable.
Pedro Sánchez (centro), junto a Fernando Simón (derecha) y Salvador Illa | EFE

La resolución adoptada por la jueza Rodríguez-Medel acordando el sobreseimiento de la causa abierta contra el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, no por esperable es menos significativa con respecto a la idea de que los asuntos políticos pueden resolverse en los tribunales. Una idea que viene de lejos y que, en época de Rajoy, tuvo un desarrollo inusitado cuando su Gobierno creyó firmemente que el desarrollo del proceso independentista podía frenarse poniendo a trabajar a los abogados del Estado en pleitos de leguleyos. Que esa estrategia –cuya principal valedora fue, precisamente, una abogada del Estado metida a vicepresidenta– resultó en un sonoro fracaso es obvia, pues, en efecto, el presidente de la Generalitat declaró la independencia de Cataluña. Ya sabemos que esa liberación le duró sólo un rato y que, cometido el delito de rebelión, luego trastocado en acontecimiento sedicioso, tuvo que exilarse para no ser reprendido y encarcelado por el Tribunal Supremo. Y como la política quedó finalmente en suspenso, ahí tenemos todavía el problema en busca de solución.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO