Menú
Jesús Laínz

El privilegio homosexual

Curiosa trayectoria, la de la homosexualidad: de marginación a privilegio y de tendencia sexual a negocio.

Jesús Laínz
0
Curiosa trayectoria, la de la homosexualidad: de marginación a privilegio y de tendencia sexual a negocio.
EFE

La homosexualidad ha estado marginada y perseguida desde el inicio de los tiempos. Salvo algunas excepciones de relativa permisión, como la antigüedad grecolatina, la norma ha sido su condena con todo tipo de consecuencias, desde leves como el ocultamiento hasta graves como la muerte.

Las tres religiones del libro lo dejaron claro desde que en Levítico 18,22 y 20,13 se la declarara abominación y se la penara con la muerte, a lo que san Pablo añadió varios preceptos en el mismo sentido. Respecto al islam, la condena se reiteró con consecuencias terribles que, a diferencia de las dos religiones previas, llegan hasta hoy.

Los homosexuales en Occidente ya no tienen que temer la represión legal, si bien la aceptación social sigue sin ser universal y probablemente nunca lo será, como sucede con cualquier otra cosa que se salga de la norma mayoritaria. La infancia, esa fase del desarrollo humano caracterizada por su espontaneidad, egoísmo y crueldad, lo demuestra con claridad: probablemente de manera inevitable, los niños afeminados o los homosexuales que no oculten su condición seguirán sufriendo, con mayor o menor intensidad, las risas de los demás, lo mismo que les seguirá pasando a los gorditos, los gafosos, los feos y los gangosos.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO