Menú
José María Marco

Política y guerra cultural

Uno de los criterios básicos que cualquier política cultural debería proponerse es la conservación, preservación y difusión del patrimonio español.

José María Marco
0
Uno de los criterios básicos que cualquier política cultural debería proponerse es la conservación, preservación y difusión del patrimonio español.
El Teatro Real | Archivo

El pasado día 1 abrió el Teatro Real de Madrid, después de más de 90 días cerrado por el covid-19 y las medidas de confinamiento decretadas por el Gobierno. Lo hizo con una Traviata programada con antelación para las mismas fechas. Dados los requisitos higiénicos, la puesta en escena prevista fue sustituida por una versión de concierto, semiescenificada, con muy pocos escasos elementos dramáticos en un escenario desnudo. Ahora bien, la música de Verdi y los artistas consiguieron un gran éxito, el que se merecía la vuelta a la vida del Teatro Real y la valentía de sus responsables.

No parece que nadie echara de menos la pretenciosa y grotesca puesta en escena prevista. A la ópera, como al teatro, le viene bien el espectáculo, pero cuando el espectáculo es lo primero, como viene ocurriendo sistemáticamente, tanto la ópera como el teatro padecen y se asfixian. Por eso los responsables de la cultura oficial, y quienes aspiran a ocupar esos puestos en tiempos venideros, deberían interrogarse seriamente sobre la naturaleza de la normalidad post covid-19. No se trata de restaurar lo anterior, sino de afrontar una situación nueva, que tenga en cuenta lo mucho que ha cambiado en estos meses.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO