Menú
Amando de Miguel

La pequeña sociología de los grandes desastres

Los efectos de la pandemia y de la hecatombe económica van a prolongarse dos años. El resultado será la catástrofe más notoria de la historia contemporánea.

Amando de Miguel
0
Los efectos de la pandemia y de la hecatombe económica van a prolongarse dos años. El resultado será la catástrofe más notoria de la historia contemporánea.
'El grito', de Edvard Munch. | Wikipedia

Los grandes desastres colectivos, naturales o provocados, suelen acarrear consecuencias que se alargan más de lo previsto; por tanto, se enconan. Consideremos el grandioso antecedente de la I Guerra Mundial (1914-1918). Llegó, de improviso, después de una de las épocas más prósperas de la civilización europea; que, por otra parte, pudo ser tachada de imperialista. La guerra ocasionó decenas de millones de víctimas mortales, directas o indirectas. De ahí el famoso lamento de la escritora norteamericana Gertrude Stein sobre “la generación perdida”, los jóvenes que desaparecieron en la contienda. La frase la difundió su compatriota Ernest Hemingway. Se sabe, además, que casi todos los discípulos del influyente sociólogo francés Emile Durkheim perecieron en la guerra. Por si fuera poco, el último año de la contienda (extremadamente lluvioso y frío) coincidió con la epidemia de la gripe española. Sus efectos letales se prolongaron un par de años más. No se sabe cuántos fallecidos provocó la epidemia en todo el mundo; seguramente fueron varias decenas de millones. En España la cifra superó los 300.000; afectó sobremanera a la población joven. Esa fue la cuota nacional de la generación perdida.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO