Menú
Amando de Miguel

La nueva reclusión hogareña

A los españoles (tan dados a los ocios ruidosos, gregarios y expresivos) nos ha hecho reconsiderar la virtud de la eutrapelia.

Amando de Miguel
0
A los españoles (tan dados a los ocios ruidosos, gregarios y expresivos) nos ha hecho reconsiderar la virtud de la eutrapelia.
| Twitter

No hay mal que no por bien no venga. Esa divisa de la moderación y la esperanza es una de las claves de la sabiduría campesina, resignada ante tantos avatares. La dichosa pandemia nos ha acostumbrado a una austeridad forzosa, a cultivar hábitos de renovada higiene, sobriedad y ponderación. De modo especial, a los españoles (tan dados a los ocios ruidosos, gregarios y expresivos) nos ha hecho reconsiderar la virtud de la eutrapelia. Consiste en disfrutar de la vida en casa de uno, gracias a la vieja costumbre de la lectura y de la nueva de la consulta electrónica (música, mensajes escritos o de voz, películas, toda la gama televisiva).

Ha hecho falta el miedo al contagio del maldito virus chino para que nos enclaustremos en los respectivos domicilios. La verdad es que muchos de ellos no estaban preparados para esta nueva función del confinamiento prolongado, para que coexistieran diferentes estilos vitales. Ahorramos mucha gasolina, gastamos lo mínimo en ropa y perdemos poco tiempo en movernos de un lugar para otro.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO