Menú
José María Marco

Jonathan Sacks. La llama viva del judaísmo

Vivimos en un mundo obsesionado con la identidad pero empeñado en acabar con las identidades no excluyentes.

José María Marco
0
Vivimos en un mundo obsesionado con la identidad pero empeñado en acabar con las identidades no excluyentes.
Jonathan Sacks. | Wikipedia

En uno de sus últimos artículos antes de su fallecimiento el pasado día 7, Jonathan Sacks, Gran Rabino de las Comunidades Judías de la Commonwealth entre 1991 y 2013, evocó la atmósfera de la celebración en pandemia de Rosh Hashaná y Yom Kipur, las festividades que marcan el año nuevo judío. Volvió referirse a un asunto del que hablaba mucho en los últimos años, la sustitución del nosotros por el yo, y de cómo ese paso que las sociedades modernas han dado con tanta facilidad (en una ocasión llegó a poner de ejemplo el I-phone y el I-pad) nos ha conducido a una sociedad en la que la responsabilidad moral se ha difuminado hasta el punto de dejarnos solos con nuestros actos y sus consecuencias. Este año no habrá sonado el shofar, que anuncia la apertura del tribunal en presencia del Señor, y, al final, acabada la confesión de los pecados, cierra la celebración con una nota de esperanza, esperanza “cauta”, dice Sacks, que sabía del misterio de lo irredimible que está en el fondo de la identidad judía.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO