Menú
José María Marco

Acción de gracias. 400 años del ‘Mayflower’

'Religión', 'democracia', 'convivencia racial'… Tres términos que definen desde hace 400 años la sociedad norteamericana.

José María Marco
0
'Religión', 'democracia', 'convivencia racial'… Tres términos que definen desde hace 400 años la sociedad norteamericana.
"El Mayflower en el puerto de Plymouth", de William Halsall. | Wikipedia

Estos días se cumplen 400 años del desembarco de los peregrinos del Mayflower en lo que hoy es el puerto de Provincetown, uno de los episodios fundadores de los Estados Unidos. A bordo del Mayflower viajaron dos grupos. Unos venían movidos por el interés por conseguir una vida mejor. El resto –los promotores del viaje– pertenecían a una secta puritana inglesa y llevaban varios años exiliados en Leiden, en los Países Bajos, tras su ruptura con la Iglesia de Inglaterra. Se llamaban separatistas por esa voluntad de escisión, y aspiraban a pertenecer al escogido número de santos que el Señor elige, en un designio inescrutable, para la salvación.

La prueba a la que se iban a someter, con la travesía del océano en otoño y su instalación en un territorio desconocido, sin posible vuelta atrás, era también una forma de intentar comprender el destino que el Señor les reservaba. La rectitud, la cohesión y la cooperación que esa fortísima convicción religiosa llevaba aparejadas serían fundamentales en el éxito del grupo, que acabó instalándose en lo que le llama desde entonces el puerto de Plymouth. Se enfrentaron en los primeros años a unas condiciones extremas en cuanto a las enfermedades, la habitación y la alimentación. Es el acuerdo, o alianza –un término de fuerte sabor bíblico–, de la que habla en su gran crónica –Of Plymouth Plantation, o Del asentamiento de PlymouthWilliam Bradford, el líder de aquellos santos separatistas. Allí se iba a fundar esa ciudad en la montaña a la que aludiría, esta vez en términos del Nuevo Testamento, otro puritano, John Winthrop (que llegaría a conocer al primero), antes de su partida al Nuevo Mundo.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO