Menú
Mikel Buesa

Los presos de ETA y la hegemonía del nacionalismo radical vasco

Lo que de momento ha aprobado Marlaska no es sino uno de los primeros plazos de lo concertado con los nacionalistas radicales.

Mikel Buesa
0
Lo que de momento ha aprobado Marlaska no es sino uno de los primeros plazos de lo concertado con los nacionalistas radicales.
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. | EFE

En las últimas semanas se han producido varios acontecimientos relevantes que dan sentido a la política penitenciaria que, con respecto a los presos de ETA, viene desarrollando el Gobierno bajo el liderazgo de su ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. Se ha evidenciado así la simbiosis entre el PSOE y la izquierda abertzale oficialista, entre el Gobierno y Sortu, con la finalidad de reforzar a este último partido –y a su brazo electoral, EH Bildu– en su lucha contra la disidencia de ETA por la hegemonía del nacionalismo radical vasco. Los acercamientos a cárceles próximas al País Vasco y las progresiones de grado que ya han recibido tres cuartas partes de los presos etarras son así una parte relevante del precio que Pedro Sánchez ha estado dispuesto a pagar por los votos del grupo parlamentario bilkide en el Congreso de los Diputados. Pero no se crea que todo está hecho, porque lo que de momento ha aprobado Marlaska no es sino uno de los primeros plazos de lo concertado con los nacionalistas radicales.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO