Menú
José María Marco

La agonía del feminismo

El feminismo ha acabado tratando a las mujeres como si fueran incapaces.

José María Marco
0
El feminismo ha acabado tratando a las mujeres como si fueran incapaces.
La ministra de Igualdad, Irene Montero. | EFE

Nunca se había hablado tanto de feminismo. O más exactamente, nunca el Estado y las organizaciones que aspiran a gobernarlo habían hablado tanto de él. Sánchez llega incluso a referirse a la “democracia feminista”, una expresión sin otro sentido que no sea el propagandístico, como si juntar dos palabras fuera capaz de crear un concepto nuevo. Es la política irrelevante del eslogan y del Twitter, sin duda, pero también apunta a la degradación del feminismo. Lejos de su significado propio, ha pasado a ser una etiqueta aplicable sin el menor reparo a cualquier fantasía.

El feminismo tuvo su razón de ser en la política y en la sociedad. Hoy en día, las mujeres han conseguido exactamente los mismos derechos que los hombres y existen garantías suficientes para corregir cualquier violación de esos derechos. Sin embargo, el movimiento feminista no parece haber reflexionado sobre el éxito obtenido y sus gigantescas consecuencias morales, culturales y políticas. En vez de eso, sigue embarcado en un proceso reivindicativo que le ha llevado a una doble relación. Por una parte, está empeñado en una opción ideológica de izquierdas o, mejor dicho, progresista. Por otro, se ha sumergido en el pantanoso mundo de la reivindicación identitaria, una línea que estaba presente en las reivindicaciones feministas de hace muchos años y que se ha convertido en la prioridad de lo que queda del feminismo.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO