Menú
Amando de Miguel

Una política razonable

En la España actual, las decisiones políticas verdaderas no se toman en las Cortes, sino en los reservados de los restaurantes de postín.

Amando de Miguel
0
En la España actual, las decisiones políticas verdaderas no se toman en las Cortes, sino en los reservados de los restaurantes de postín.
'El pensador', de Rodin. | Archivo

Punto de partida: la política española actual se dirige al extremo caótico o, por lo menos, embarullado. Habrá que darle la vuelta para introducir elementos de racionalidad, que tendrían que ser los normales. Desde luego, no parece razonable que el progresismo dominante en España pueda resistir por más tiempo. Aunque lo cierto es que algunos países que se habían desarrollado han podido retroceder hasta extremos de vergüenza. Es el caso del Líbano o de Argentina, entre otros. Sospecho que los términos de una política razonable para España a algunos les parecerán un imposible, una utopía. Mi obligación es la de pensar en voz alta, quiero decir, por escrito.

Bastaría con que los políticos (los que mandan y los que pueden llegar a mandar) se pertrechasen de esta simplicísima idea: lo razonable es procurar el bienestar general. Otra cosa es cómo.

Empecemos por asimilar esta presunción: la cualidad primera de un gobernante es la de no mentir, tanto en su vida pública como en la privada. Es una premisa que, manifiestamente, se incumple en la España actual.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO