Menú
Mikel Buesa

Lo que la evocación pandémica esconde

Una mayoría amplia ha aceptado ver estrechados sus derechos fundamentales a cambio de una incierta promesa de salud.

Mikel Buesa
0
Una mayoría amplia ha aceptado ver estrechados sus derechos fundamentales a cambio de una incierta promesa de salud.
La Puerta del Sol de Madrid, vacía en la pasada Nochevieja. | EFE

Al cumplirse un año de la declaración del estado de alarma decretado con ocasión del reconocimiento por el Gobierno de Pedro Sánchez de la gravedad de la epidemia de coronavirus, los medios de comunicación se han explayado en presentar los diferentes aspectos de esta crisis. Han proliferado así los reportajes, principalmente esos que en la jerga periodística aluden al interés humano –que no es otra cosa que la representación del sufrimiento–, y los artículos panorámicos sobre los acontecimientos del tiempo transcurrido. Sin embargo, salvo alguna excepción, ha faltado una alusión a la gravedad que supone haber vivido –y seguir viviendo– en un país en el que se han recortado las libertades civiles sin contar con un control reforzado de la acción del Gobierno. En España, éste se ha desenvuelto más bien casi sin cortapisas, abusando de la situación excepcional y eludiendo el control de los poderes del Estado.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO