Menú
Jesús Laínz

La autodestrucción de Occidente

Hace unos meses las autoridades francesas comenzaron los trámites para declarar la basílica del Sacré-Coeur “monumento histórico”.

Jesús Laínz
0
Hace unos meses las autoridades francesas comenzaron los trámites para declarar la basílica del Sacré-Coeur “monumento histórico”.
El Sagrado Corazón de París. | EFE

Hace unos meses las autoridades francesas comenzaron los trámites para declarar la basílica del Sacré-Coeur “monumento histórico”. La imponente iglesia que culmina la colina de Montmartre lleva décadas en el punto de mira de una izquierda que desea su demolición, lo que se evitaría con dicha declaración. Socialistas y comunistas consideran la basílica una ofensa a los descendientes de los comuneros de 1871, la expiación de cuyos crímenes fue una de las causas de su erección junto a la de la derrota de Sedán y la de la ocupación de los Estados Pontificios. Por todos estos motivos la izquierda francesa ve en dicho templo un símbolo de la milenaria historia cristiana de Francia, historia que desean rectificar; en el caso del Sacré-Coeur, mediante su destrucción y posterior contrucción de un “espacio de solidaridad”.

Al parecer, también debe ser rectificado Luis IX, cuya estatua en el Senado desea eliminar el comunista Jean-Luc Mélenchon a causa de las medidas antijudías que aquel rey adoptó en el siglo XIII. Y lo mismo sucede con la de Jean-Baptiste Colbert, ministro del Rey Sol en el punto de mira por la legislación esclavista que dictó en el siglo XVII.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO