Menú
Mikel Buesa

La kermesse futurista de los macroeconomistas

Quien se haya asomado a 'España 2050' habrá visto un recetario que tiene casi todo de voluntarismo y casi nada de conocimiento.

Mikel Buesa
0
Quien se haya asomado a 'España 2050' habrá visto un recetario que tiene casi todo de voluntarismo y casi nada de conocimiento.
Un gráfico célebre de 'España 2050'. | España 2050

Quien se haya asomado a España 2050, el documento estratégico con el que Sánchez pretende, al parecer, eternizarse en el poder, habrá comprobado que en el frontispicio del documento, pasados los resúmenes y la parafernalia destinados a la prensa, en el primer capítulo, hacen su aparición estelar los macroeconomistas. No es nada sorprendente, pues estos arrogantes miembros de la que, allá por 1849, Thomas Carlyle designó como la "ciencia lúgubre" –los más altivos, diría yo– son los más capacitados para navegar por las vaguedades y proyectarlas hacia el futuro, apoyados en la simplificación de sus modelos y en la abstracción de sus variables agregadas.

El contenido del capítulo no tiene nada de novedoso, pues no hace sino recoger los mensajes y el análisis que esos mismos economistas han venido difundiendo durante los últimos años: España ha crecido en el pasado y ha logrado converger con los países más avanzados de la Unión Europea, pero no lo suficiente porque su nivel agregado de productividad laboral es comparativamente bajo y, además, en los últimos años no ha dado muestras de mejora. Añaden que las causas de esa insuficiente productividad radican en el capital humano, las deficiencias tecnológicas y las carencias del marco regulatorio. Y, para rizar el rizo, no ocultan que el envejecimiento de la población puede ser una fuerza imponente para conducir a nuestra economía hacia el estancamiento.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO