Menú
Amando de Miguel

La decadencia de Occidente

Ahora mismo se produce, silenciosamente, el canto del cisne de la hegemonía estadounidense.

Amando de Miguel
0
Ahora mismo se produce, silenciosamente, el canto del cisne de la hegemonía estadounidense.
Comfreak-Pixabay

Me sumo al centenario de un libro muy influyente: La decadencia de Occidente, de Oswald Spengler. El voluminoso trabajo se escribió entre 1918 y 1923, al tiempo del final de la Guerra Europea y la epidemia española de la gripe. Considera que las civilizaciones tienen una cuasi vida biológica, por lo que su eventual decadencia se encuentra programada por la evolución.

Las dos guerras mundiales (1914-18 y 1939-45) supusieron el despliegue de la civilización occidental a todo el mundo, pasando la centralidad de Europa a los Estados Unidos de América. Ese país fue el verdadero triunfador de ambas contiendas. Suya fue la idea de la Sociedad de Naciones y de la Organización de las Naciones Unidas. Las dos entidades se propusieron el desarme mundial, no hay que decir que con escaso éxito.

Ahora mismo se produce, silenciosamente, el canto del cisne de la hegemonía estadounidense. Se acaba de firmar (por teleconferencia) el pacto entre los Estados Unidos, el Reino Unido y Australia. Se acoge al horrísono acrónimo de Aukus, por las iniciales de los tres países en orden alfabético. Se supone que, tácitamente, cada uno de ellos incorporará los numerosos satélites de uno u otro continente. Por desgracia, el nuevo convenio se concentra, primero, en el desarrollo de submarinos de propulsión nuclear. La finalidad es contener la nueva hegemonía mundial que asoma en China. Es una posición defensiva y temerosa de las tres grandes potencias angloparlantes. No se hacen cargo de su decadencia industrial y comercial respecto al auge de China, por otra parte, un régimen totalitario.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO