Menú
Amando de Miguel
Amando de Miguel

Apología del pesimismo

Me apresuro a declarar que mis amigos suelen pertenecer a la cofradía de los pesimistas por sistema.

Amando de Miguel
0
Me apresuro a declarar que mis amigos suelen pertenecer a la cofradía de los pesimistas por sistema.
Wenceslao Fernández Flórez | RAE

Ando enfrascado con el incitante ensayo de Wenceslao Fernández Flórez Visiones de neurastenia (1924). Hace un siglo, la voz neurastenia, enfermedad de moda por influencia del psicoanálisis, equivalía a lo que hoy llamaríamos pesimismo. Más que una dolencia, es una actitud ante la vida. Confieso que la padezco o la asumo, casi, como una segunda naturaleza. No se alivia con pastillas u otros tratamientos, entre otras razones, porque cumple algunas funciones benéficas.

Don Wenceslao (cronista parlamentario) se mostraba "neurasténico" con esa misma idea de una posición ante las movedizas acechanzas de su tiempo político, tan inseguro. Su personalidad era la de un solitario por dentro, un formidable observador del paisaje humano. Junto a otros escritores jóvenes del momento, descubre el espectáculo del absurdo, lo que le conduce a la respuesta de la literatura humorística. No se trata de la gracia chocarrera de la zarzuela y otros géneros menores; representa la eutrapelia literaria, que hoy la reconocemos con ternura.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO