Menú
Carlos Sánchez de Roda

El 11-S del 11-M

El 11 de septiembre de 2004, alguien tomó una sorprendente decisión sobre uno de los trenes del 11-M: llevarlo a un taller para su reparación.

El 11 de septiembre de 2004, alguien tomó una sorprendente decisión sobre uno de los trenes del 11-M: llevarlo a un taller para su reparación.
Uno de los trenes del 11-M | Cordon Press

Otro 11 de septiembre, otro 11-S. Todos recordamos en este día el terrible atentado de Nueva York. En Cataluña celebran también el 11 de septiembre su "Diada". Muchos menos somos los que recordamos otro acontecimiento ocurrido en este día y relacionado con otro atentado terrorista, el mayor perpetrado en Europa, el 11-M.

Seis meses después del 11-M, el 11 de septiembre de 2004, alguien tomó una sorprendente decisión sobre uno de los trenes de la masacre: librarlo del desguace y llevarlo a un taller para su reparación. Aunque esa decisión ya había quedado sin duda planteada cuando el mismo 11 de marzo de 2004, mientras los restantes trenes eran inmediatamente despojados de sus elementos más importantes para la investigación y desaparecidos desde entonces, para ser llevados pocos días después al desguace, el de Santa Eugenia tuvo un trato muy diferente. Este tren fue trasladado discretamente a la estación de Vicálvaro en la que quedó apartado hasta ese 11 de septiembre, fecha en la que fue trasladado a un taller de la empresa Tafesa en Villaverde para proceder allí, con la misma discreción, a su reparación y nueva puesta en servicio, no sin antes haber preservado, también discretamente, todo su material próximo al foco de explosión en un también discreto lugar en el que permanecería durante los siguientes nueve años.

¿Quieres ?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO