Menú
Daniel Rodríguez Herrera

Claro que la "emergencia climática" no se sostiene científicamente

La climatología es una ciencia relativamente joven, que ha sido politizada desde muy pronto y que investiga un problema extremadamente complejo.

La climatología es una ciencia relativamente joven, que ha sido politizada desde muy pronto y que investiga un problema extremadamente complejo.
El conocido político y ambientalista estadounidense, Al Gore, conversa con la prensa | Cordon Press

Parece que a las gentes de mucho progreso les ha causado grave escándalo la intervención de Isabel Díaz Ayuso en la Asamblea Madrileña desdeñando la "emergencia climática" y negándole su carácter científico. Evidentemente no lo tiene. El término pasó a ser empleado por medios y activistas, valga la redundancia, una vez visto que ni calentamiento global ni cambio climático creaban la alarma suficiente en la población. Pero una emergencia es una emergencia. Un peligro inminente ante al que hay que reaccionar rápido. Una pandemia creada por la dictadura china, por ejemplo. El cambio climático es, en cambio, un problema difuso de gravedad casi imposible de precisar y cuyas consecuencias son aún más difíciles de predecir y tardarán décadas en llegar. De hecho, si no investigas mucho, te parecerá increíble saber que hasta la fecha la subida de temperaturas ha sido positiva para la humanidad.

Sí, lo que leen. Ha sido positiva porque, en neto, muere menos gente por temperaturas inadecuadas. La razón es que el frío mata mucho más que el calor, y lo seguirá haciendo durante décadas, quizá un siglo, aunque las temperaturas sigan subiendo al ritmo actual. Y mientras eso suceda, a no ser que sacrifiquemos nuestro crecimiento económico en el altar climático, seremos más ricos y estaremos más preparados. La ola de calor más mortífera la vivimos en Europa en 2003. Desde entonces, las temperaturas medias han crecido, y sin embargo no se ha repetido nada igual porque estamos más preparados ante estos fenómenos. Los muertos por fenómenos climáticos extremos (sequías, inundaciones, huracanes, etc.) también han disminuido. Y económicamente, el periodo de mayores temperaturas ha coincidido con el de mayor reducción de la pobreza en la historia mundial.

¿Quieres ?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO