Menú
Juan Gutiérrez Alonso

El hombre que fue Democracia

Toda crítica y reproche a su gestión o decisiones se interpreta ya como un ataque a la democracia y así se defiende.

Toda crítica y reproche a su gestión o decisiones se interpreta ya como un ataque a la democracia y así se defiende.
Pedro Sánchez en una comparecencia en el Congreso. | EFE

Nunca demostró especial talento y nadie le había reconocido tampoco conocimientos sobre materia alguna. Pero empezó a merodear en la política y su olfato le llevó al partido más asentado en el país. Los antiguos rumoreaban que a simple vista resultaba alguien incapaz de cambiar por sí solo una rueda de coche, pero que era de esos que fantasean con cambiar el país y hasta convertirse en líder mundial. Tenía pues, potencial.

Una vieja amiga me dijo que por los círculos del sindicato hermano no se le consideraba, pero estaba. Se dejaba ver por allí donde se citan quienes aspiran a una vida de reyezuelo. Frecuentar aquellos ambientes le sirvió sin duda para confirmar que sus deseos y ambiciones pasaban necesariamente por la política. Debía situarse cuanto antes en los repartos de posiciones y esperar.

Un día se percató del ambiente de descomposición y confusión que reinaba en el país y en su propio partido. Creyó entonces que era el momento oportuno para conseguir la secretaría general, aunque fuera entre cortinas. Recordó aquello de que "en política los espacios siempre se ocupan y no necesariamente por quienes mejores credenciales tienen", y se lo aplicó. Si otro aprovechaba el momento, el suyo podría demorarse años.

¿Quieres ?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO