Menú
Cristina Losada

Triunfo y tiranía del neofeminismo: las malas ganadoras

El neofeminismo es el resultado del despegue de la realidad que se produce cuando no se reconoce ni se quiere reconocer la realidad.

El neofeminismo es el resultado del despegue de la realidad que se produce cuando no se reconoce ni se quiere reconocer la realidad.
La secretaria de Estado de Igualdad, Ángela Rodríguez; la ministra de Igualdad, Irene Montero; la secretaria de Estado para la Agenda 2030​ , Lilith Vestrynge, y la delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, en la manifestación del 8M. | EFE

El feminismo vive, en apariencia, su instante de mayor triunfo. Qué es el feminismo es cuestión que hemos de dejar aparte para no entrar en discusiones bizantinas, pero es innegable que el término "feminismo" está en todas partes y en boca de todos. Desde las celebridades del mundo del espectáculo y los grandes medios hasta cualquier aprendiz de política, todos y, en especial, todas, se declaran feministas. Este entusiasmo declamativo y esta unanimidad son algo reciente en España. Por la extensión que ha adquirido el curioso fenómeno, hay que concluir que proclamarse feminista resulta prácticamente obligado, si no obligatorio, y que lo es, por lo menos, para quien tenga alguna presencia en la esfera pública. Se ha hecho normativo abrazar el término y con él, a la causa que se supone que representa, aunque no se conozca bien y existan versiones diferentes. Lo primero que llama la atención de este aparente triunfo del feminismo es que se trata del triunfo de un término.

¿Quieres ?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO