Menú

La Ilustración Liberal

Ideas en Libertad Digital

Mirando por el agujero

0

Por el agujero cegado del Carmelo se siguen viendo Suiza, Andorra y Mónaco, y no se ve Logroño porque no es un paraíso fiscal. En el Carmelo todavía se conserva un búnker antiaéreo de la Guerra Civil, pero lo que habría que poner es un mirador delante del agujero de hormigón transparente. Se podría llegar a ver el universo, como en el Aleph de Borges.

Por el agujero del Carmelo se le ven las vergüenzas a la prudente, pudiente y diletante casta. Lo llenan de hormigón porque esa gente arregla así las cosas. Alguien se va a encontrar, al despertar, la cabeza de un caballo en la cama. Palpitan las pruebas sordas, mudas, bajo el hormigón oportuno, con sus cámaras de aire incluidas.

Por el agujero del Carmelo se le ven las cloacas al oasis, que al final resultaba ser un decorado con palmeras de atrezzo y moral pública de fogueo. La película catalana, la cansina película precursora de Matrix. Realidad virtual, hacer como que existe una nación donde una clase política de supuesta competencia presta una hipotética estabilidad a base de fuegos de artificio y efectos especiales con el ánimo de convertirse en locomotora de esa España tan ordinaria y cruda, tan real. Tan real que desentona en este videojuego de la orgía financiera y el nepotismo como virtud.

En Matrix no se puede insinuar lo que pasa de verdad como hace de vez en cuando el president (que si el Prestige, que si el tres por ciento) porque todo el castillo de naipes, con el loco, el ahorcado y la rueda de la fortuna, se viene abajo. Cuando Maragall mira a la cámara y recuerda, juguetón, dónde estamos, todo cruje, crepita, se caen abatidas las columnas, se desmoronan los bustos, los padres de la patria se ponen verdes y las cuentas más discretas se congelan. Porque una sola insinuación en Matrix, president, es como una aguja que se encuentra con un globo. La Cataluña oficial como globo.

(25-II-05)

Número 23

Varia

Retrato

Ideas en Libertad Digital

Reseñas

Libro pésimo

El rincón de los serviles

0
comentarios