Menú
Florentino Portero

La necesaria humillación de la Monarquía

Felipe VI representa todo lo que se quiere destruir: la idea de España como realidad histórica y como nación.

Florentino Portero
0
Felipe VI representa todo lo que se quiere destruir: la idea de España como realidad histórica y como nación.
Don Felipe y, en segundo plano, Pedro Sánchez. | EFE

La mayoría parlamentaria cohesiona sus fuerzas en torno a un proyecto común: el cambio de régimen. Para lograrlo por la vía ordinaria necesitaría muchos más diputados de los que tiene y los sondeos no le auguran un crecimiento relevante. La solución adoptada pasa por animar cambios culturales –el marco de valores que caracteriza a una sociedad en un momento determinado– y deslegitimar las instituciones mediante un derribo controlado, para forzar su reconstrucción desde otra perspectiva. Ante el hecho consumado de la ruina, el centro-derecha no tendría más opción que aceptar el inicio de una nueva etapa, que ya nada tendría que ver con los acuerdos fundacionales de los ya lejanos días de la Transición.

Sobre lo primero, la ya tan manida “batalla cultural”, no voy a volver a hacer referencia por temor a cansarles. Sólo quiero recordar que su principal característica es la renuncia por parte de una significativa parte de los dirigentes de centro-derecha a darla, bien porque no tienen valores que defender, bien porque han hecho suyos los pregonados por la izquierda en su afán por aparentar la condición de modernillos.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO