Menú

El liberalismo español y la polémica sobre el teatro de Calderón

Algunos estudiosos han querido ver encarnada la brecha que iba a separar a 'las dos Españas'.

0
Calderón de la Barca | Wikipedia

En la primavera de 1808, mientras se producían en Madrid los sucesos que llevaron a nuestra Guerra de Independencia, August Wilhelm Schlegel impartía en Viena su célebre Curso sobre arte y literatura teatrales. Junto a su hermano Friedrich, el poeta, crítico y filólogo era una de las cabezas del movimiento de Jena, avanzadilla del romanticismo en las Letras alemanas. Investido de gran fama, Schlegel dedicó algunas de sus lecciones a España y al teatro de Calderón de la Barca, y se granjeó por ello el aplauso de importantes figuras como Madame de Staël, que incluso tradujo al francés tales disertaciones.

En España, las ideas de Schlegel encontraron eco en Juan Nicolás Böhl de Faber, un comerciante alemán asentado en Cádiz que allí contrajo matrimonio con Frasquita de Larrea y Aherán, una dama de la burguesía mercantil gaditana, cultísima, políglota y cosmopolita, con la que procreó en 1796 a la escritora que habría de hacerse famosa bajo el seudónimo de Fernán Caballero. En 1814, el mismo año en que Fernando VII recuperó el trono y restauró el absolutismo en España, Böhl de Faber publicó en el Mercurio Gaditano una glosa de Schlegel titulada "Sobre el teatro español. Extractos traducidos del alemán de A. W. Schlegel por un apasionado de la nación española". El artículo provocó, pocos días después, una réplica en el mismo periódico titulada "Crítica de las reflexiones de Schlegel sobre el teatro". Bajo el seudónimo de Mirtilo, su autor era José Joaquín de Mora, una poliédrica figura en la historia del liberalismo español e hispanoamericano.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO