Menú
Xavier Reyes Matheus

El sueño liberal de Maximiliano de México

Creyó descubrir en el antiguo virreinato la oportunidad de restaurar la grandeza de la Casa de Austria en el orbe hispánico. Sus medidas liberales lo malquistaron con los conservadores que antes le habían apoyado.

Xavier Reyes Matheus
0

Los dos efímeros imperios que se proclamaron en México durante el siglo XIX nacieron con el apoyo del conservadurismo. Agustín de Iturbide (1783-1824), un militar descendiente de navarros y guipuzcoanos, había combatido al principio el movimiento independentista; pero más tarde, al producirse en España la revolución de Riego, se opuso a la implantación en suelo mexicano de la Constitución de Cádiz y del régimen liberal, y prefirió proclamar la independencia del país bajo un sistema monárquico que garantizase el orden, la paz y la religión católica. Aunque se consideraron los nombres de algunos príncipes europeos para asumir la tal corona, terminó siendo el propio Iturbide quien la ciñó en mayo de 1822 con el nombre de emperador Agustín I. La oposición de los republicanos y de los partidarios de los Borbones acabaría arrojándolo del trono en menos de un año; y después de un tiempo de exilio europeo pretendió protagonizar una especie de regreso al modo napoleónico de los Cien Días, pero el asunto acabó con su fusilamiento en Tamaulipas.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO