Menú

Mejía Lequerica, el Mirabeau americano

Es una figura que pertenece por igual a la historia de España y a la de Ecuador; y, precisamente por eso, en ambos países se la conoce mal.

0
Mejía Lequerica | Wikipedia

José Mejía Lequerica es una figura que pertenece por igual a la historia de España y a la de Ecuador; y, precisamente por eso, en ambos países se la conoce mal. La inmigración ecuatoriana que España recibió en las últimas décadas aumentó el interés por el prócer en su país de origen, mientras que aquende el océano es sobre todo su nombre el que subsiste, vinculado al callejero. En Cádiz, además, varias placas recuerdan su estancia en la ciudad y su destacada actuación en nuestras primeras Cortes modernas.

Emblemático representante de la Ilustración hispana –esa a la que tantas veces se ha tachado de inexistente–, Mejía nació en Quito el 24 de mayo de 1775, hijo de un abogado de la Audiencia y de una mestiza. Los padres no estaban casados, y ello le iba a suponer al futuro diputado un gran engorro para acceder a los grados universitarios, aunque finalmente, con pleitos y recursos, logró licenciarse y doctorarse en Teología en la Universidad de Santo Tomás de Aquino. En 1798, Mejía, de veintitrés años, contrajo matrimonio con Manuela Espejo, que aunque casi le doblaba la edad era mujer muy adelantada a su tiempo, hermana de otro ilustrado famoso, el médico Eugenio de Santa Cruz y Espejo, impulsor de la Sociedad de Amigos del País de Quito y autor de obras como la Memoria sobre el corte de quinas y voto de un ministro togado, en donde combatía los monopolios de la Corona y defendía la libertad de comercio. Perseguido por las autoridades bajo la acusación de simpatizar con la insurrección de Túpac Amaru, Espejo fue procesado en Bogotá y ya había muerto para la fecha de la boda entre su hermana y Mejía.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO