Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

El privilegio catalán

Las manifestaciones de odio a España en territorio catalán siguen creciendo, acaso porque, como bien supo ver Quevedo, la nuevamente rebelde Cataluña no lo es, al menos no en exclusiva, ni por el güevo ni por el fuero.

0

El mes de septiembre, cuyo final dará paso a ese primero de octubre en el que las sectas catalanistas, imbuidas del fundamentalismo democrático envolvente, pretenden dar cauce a su hispanofobia mediante una votación que no es sino un subterfugio para la secesión, ha dejado varias publicaciones que analizan diversos aspectos históricos cuyo conocimiento es necesario para entender cómo se ha llegado a la actual situación. A esa crisis nacional que tiene como protagonista a Cataluña.

Mientras en la calle y en los medios se libra la batalla de la propaganda y la agitación, el final del verano ha hecho coincidir varios trabajos: el nuevo libro de Jesús Laínz, El privilegio catalán (Encuentro); una columna de Juan Velarde publicada en ABC, "Raíces del problema catalán", y el libro colectivo Negreros y esclavos: Barcelona y la esclavitud atlántica (siglos XVI-XIX) (Icaria), con Lizbeth J. Chaviano Pérez y Martín Rodrigo y Alharilla como editores. En los tres textos se hace hincapié en la dimensión económica que ha tenido el catalanismo, cuyo despegue va comúnmente ligado a la pérdida de las provincias de Ultramar, es decir, a la clausura de unos mercados blindados para el comercio catalán gracias a una política arancelaria a la que contribuyeron sus organizaciones mercantiles y una importante presencia catalana en los Gobiernos –ahora llamados Madrid– que impulsaron tales medidas.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO
0
comentarios