Menú

Richard Thaler, un liberalismo para el siglo XXI

Si no puedes con tu enemigo, únete a él. No para asimilarte sino, muy al contrario, para transformarlo desde dentro, sutil y subrepticiamente. Esto es lo que propone el 'paternalismo liberal' respecto al Estado.

0

Si no puedes con tu enemigo, únete a él. No para asimilarte sino, muy al contrario, para transformarlo desde dentro, sutil y subrepticiamente. Esto es lo que propone el paternalismo liberal (libertarian paternalism) respecto al Estado: ya no se trataría de reducir su tamaño, una empresa que lleva a la melancolía dada su imposibilidad manifiesta, sino, en lugar de mantenerse al margen, llevados por una estadofobia más bien ingenua e infantil, tomar las riendas de la acción estatal para tratar de reducir al mínimo posible sus efectos intervencionistas sobre la acción de los mercados y la libertad de los individuos.

Podría parecer que la propuesta de un Estado de Bienestar Liberal es lo más parecido a la cuadratura del círculo. Pero, desde que aceptamos la dualidad onda-corpúsculo de la luz y que en la caja de Schrödinger un gato está, a la vez, vivo y muerto, no debería haber mayor dificultad en asumir que en el siglo XXI el liberalismo tendrá que desprenderse de ciertos dogmas maniqueos que han lastrado su participación política y aceptar que la dualidad Hayek-Keynes no sólo es posible sino la única tercera vía para un liberalismo que abandone el zángano victimismo de los think tanks de marfil, en los que cómodamente sobrevive.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO