Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

La verdad (y las tres negaciones) sobre Tierno Galván

"Ni era hijo de agricultor, ni era republicano, ni era socialista revolucionario", desveló César Alonso de los Ríos en su desmitificadora biografía del 'Viejo Profesor'.

0
Monumento a Tierno Galván en Madrid | Wikipedia

"Ni era hijo de agricultor, ni era republicano, ni era socialista revolucionario". Estas tres negaciones forman parte de la introducción de La verdad sobre Tierno Galván (Madrid, 1997), obra del recientemente fallecido César Alonso de los Ríos. El libro vio la luz una década después de la desaparición de Enrique Tierno Galván, y supuso uno de los primeros rasguños que comenzaron a erosionar, para aquellos que quisieron estar al loro, la figura del venerado Viejo Profesor (VP), apodo que acuñó Raúl Morodo cuando Tierno tenía 36 años.

Un lustro antes, VP había dado a la imprenta un calculado autorretrato cuyo título contenía altas dosis de elocuencia. Cabos sueltos, en efecto, constituyó un minucioso trabajo de cosmética en el cual Tierno confeccionó una máscara repleta de claroscuros, omisiones y medias verdades, algunas de las cuales mostraban los complejos y ambiciones de quien se presentaba como un sabio despistado. El texto de César Alonso de los Ríos comienza por el final, es decir, por el multitudinario entierro, con aquella carroza Imperial de pompas fúnebres de Barcelona y, después, el Dodge que depositó su fúnebre carga en el cementerio de La Almudena. El hombre que había adquirido forma cadavérica fue despedido por los que paladeaban las barrocas formas de sus bandos municipales pero también por los que se acogieron al estridentismo de la Movida. La idea de escribir o, por mejor decir, reescribir la biografía de aquel hombre brotó como idea dentro de esa ceremonia luctuosa.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO