Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

'España, entre la rabia y la idea'

El libro es para todos los públicos no sólo por lo accesible de su lenguaje y por la renuncia a la hojarasca de datos, sino porque no excluye a nadie.

0

No es coincidencia que el siglo XIX haya sido a la vez el del triunfo de las ideas liberales y el de la consolidación del Estado nacional. Las unas y el otro habían llegado a ser por un camino común, que los vinculaba desde los tiempos remotos en que el reino o la república comenzaron a proponerse como lo contrario a ese dominium mundi que durante la Edad Media se habían disputado el Imperio y el Papado. La superación de aquel viejo paradigma supuso una radical transformación en la visión político-territorial del mundo –que se reflejó en el desarrollo del Estado– y, con ella, en la social –plasmada a su vez en la idea de la nación soberana–. Ambas cosas requirieron de un ingente despliegue de creatividad para sentar sus principios fundamentales: en el caso del Estado, la ingeniería constitucional se empleó a fondo en el diseño de las instituciones públicas y en el de su marco jurídico. Pero estaba claro que la nación era mucho más que un aparato para armar y poner en funcionamiento: era algo vivo; algo a lo que se le había reconocido una voluntad y que por lo tanto no podía reducirse a una existencia mecánica, sino que debía orientarse a un fin, a una realización. Para manejar el Estado bastaban los políticos; para guiar a la nación hacían falta los intelectuales.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO