Menú
Santiago Navajas

De Hegel a Puigdemont, pasando por Hitler

La Constitución y las leyes españolas deberían ser mucho más contundentes con aquellas políticas que pretendan subvertir el Estado de Derecho.

Santiago Navajas
0
La Constitución y las leyes españolas deberían ser mucho más contundentes con aquellas políticas que pretendan subvertir el Estado de Derecho.
Hitler pasa revista a las tropas nazis en Núremberg en 1935 | Cordon Press

"Eran apuestos, brillantes, inteligentes y cultivados. Fueron responsables de la muerte de varios cientos de miles de personas". Así empieza Christian Ingrao su Creer y destruir. Los intelectuales en la máquina de guerra de las SS. Aunque se equivoca Ingrao porque, en realidad, mataron a millones. Un mito suele presentar a los nazis como un hatajo de bebedores de cerveza indocumentados. Especialmente Hitler, al que poco menos que se le presenta como un analfabeto funcional. Lo cierto es que el Führer tenía una biblioteca impresionante. Es famoso que en las trincheras de la Primera Guerra Mundial le acompañaba un ejemplar de El mundo como voluntad y como representación. Es menos conocido que en la mesita donde se suicidó tenía un ensayo sobre Parsifal, otro sobre las profecías de Nostradamus y una historia de la esvástica.

Hablemos precisamente de la bandera nazi, concretamente del libro Hegel bajo la esvástica, de Federico Fernández-Crehuet. Porque gran parte de la intelectualidad alemana puso todo el potencial cultural germano al servicio del nazismo. No solo con grandes figuras como Heidegger en filosofía, Schmitt en derecho y Heisenberg en física. A través del análisis de dos figuras menores, pero de gran prestigio e influencia, Larenz y Binder, de la Escuela de Kiel, Fernández-Crehuet nos brinda un pormenorizado estudio de los debates jurídicos que blindaron teóricamente el régimen nazi, haciéndolo emerger con poderío y triunfante sobre el positivismo que sostenía la República de Weimar, encarnado en Kelsen.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO